La Mejor Dieta Para Aumentar Glúteos

Estamos cansadas de ver como el glúteo comienza a caer y caer sin remedio, de cómo con el paso del tiempo o nuestra simple y pura genética, impiden que luzcamos unos glúteos firmes y voluminosos. Ves a las modelos brasileñas y sientes envidia, te preguntas sobre cómo será posible que todas ellas tengan un trasero tan definido y voluminoso.

La respuesta la puedes encontrar aquí, lo cierto es que existen infinidad de remedios para poder ayudarte a conseguirlo, para que vuelvas a sonreír, a sentirte a gusto con tu cuerpo y sobre todo, puedas volver a lucir tus glúteos todo lo que desees.

¿Quieres conseguirlo? Entonces acompáñanos y haremos un recorrido por una de las técnicas más sorprendentes y efectivas para aumentar tus glúteos:

La Dieta.

Vale que haciendo ejercicio podremos aumentarlos, que incluso aplicando determinadas mascarillas a la zona también ayudaríamos a adelantar el proceso, pero si lo que buscas es resultado a través de tu menú diario, permítenos que te mostremos la mejor dieta para aumentar glúteos que actualmente existe en el planeta.

Hablamos de una dieta realmente potente, una dieta que siguen muchas mujeres en todo el mundo, incluidas multitud de famosas que necesitan lucir una línea perfecta, con glúteo voluminoso incluido.

Pues bien, no te entretendremos más, esta es nuestra aportación, nuestro consejo para ayudarte a conseguirlo. Presta mucha atención a los pasos que debes seguir y lo más importante de todo, sé constante con este propósito, llévalo hasta el final y así podrás observar la evolución que tu cuerpo habrá experimentado. ¡Será la mejor decisión que podrías haber tomado!

Antes de ofrecerte una tabla con lo que debes ingerir cada día, debes saber que a partir de ahora tendrás que comenzar a cambiar tus hábitos alimenticios. Más que nada, porque estamos convencidos de que muchos alimentos que ahora consumes, están más que prohibidos a partir de ahora.

¿Grasas y Azúcar Refinado?

Esta pareja es la culpable al 80-90% de que puedas padecer sobrepeso y una interminable lista de enfermedades. Si quieres aumentar glúteos, olvídate de consumir grasas saturadas y esos azúcares refinados que tanto contienen los bollitos que tomas para la merienda.

Es cierto que las grasas son necesarias para el cuerpo, pero en su justa medida. Los hidratos de carbono proporcionan energía al cuerpo, toda aquella que precisa para poder mantenerte con vitalidad durante las 24 horas del día, sin embargo, esos excedentes de grasas que no se consiguen transformar en energía, se quedan retenidos en el cuerpo.

¿Y sabes a dónde van? Exacto, a tus glúteos. “¡Fantástico, ya tenemos volumen!” Incorrecto, el volumen que buscamos ha de provenir del crecimiento de los músculos, no de la acumulación de grasas, además, los efectos dispares entre una y otra forma, son más que evidentes.

Por lo tanto, eliminamos grasas y azúcares. Bien es cierto que cada una de nosotras posee un metabolismo completamente diferente, por lo que para una podría resultar una dieta milagrosa, otra no conseguiría notar cambio alguno durante mucho tiempo.

Por eso es fundamental que, además de prestar atención a estos consejos tan interesantes, acudas a un experto nutricionista que pueda ajustar las cantidades óptimas de los alimentos que te vamos a mostrar a continuación. Ahora bien, aquí tienes una pequeña guía orientativa con la dieta más efectiva para aumentar tus glúteos, toma el consejo y aplícala, coge estos alimentos y empieza a familiarizarte con ellos.

Durante El Desayuno.

Cambia las galletas tradicionales por integrales. Consume 2 unidades acompañadas por un vaso de zumo de naranja, otro de leche descremada, una pequeña tortilla de claras de huevo y no más de 60 gramos de queso fresco.

Un desayuno energético que pondrá tu cuerpo en marcha. Recuerda que hablamos de una de las comidas más importantes, del momento del día en el que cuerpo más energía necesita después de tantas horas sin comer.

Al medio día. Si tienes en casa zarzamoras, prepara un gran tazón de ellas y disfruta. Si no fuera el caso, las fresas también son una opción realmente interesante. Tu cuerpo no puede estar hasta la hora de comer sin ingerir nada más que aquello del desayuno, los músculos de tus glúteos necesitan también energía.

En la comida. ¿Te gusta la calabaza? Pues prepara dos rebanadas de ésta y a comer. Por otra parte, prepara coliflores crudas o al vapor y añádelas al plato. Es el momento de familiarizarse con las verduras. No obstante, también añadiremos 150 gramos de pasta o arroz integral, lo que más te guste.

En la merienda. Dicen que la fruta es esencial, que necesitamos consumir varias piezas al día. Ahora es el momento de dar el paso y animarte a tomar una manzana o una pera, la que más te apetezca. Si no tienes frutas en casa ese día, un yogurt natural también sería una buena opción.

En la cena. Prepara una lata de sardinas, una rebanada de pan y una taza de té verde. Todo ello acompañado de 200 gramos de pescado. Una cena ligera y completamente saludable.

No comas de madrugada, es el momento más goloso del día, ya que una visita exprés a la nevera podría tirar por tierra todo el esfuerzo que has estado realizando durante el día. Contente y bebe agua, eso sí, el agua es fundamental. Al principio puede costarte, pero con tu esfuerzo, terminarás por acostumbrarte y disfrutarás con esta dieta.

Como puedes ver, todos los alimentos que se emplean están a tu alcance, siempre puedes hacer una compra de la semana y por mucho menos de lo que piensas. Atrás quedaron las dietas caras y complejas, en las que teníamos que beber únicamente agua con complejos vitamínicos especiales y un trocito de pan integral.

Si sigues esta dieta durante 14 días, notarás como tus glúteos comienzan a aumentar su volumen. No será por arte de magia, pero sí por la gran cantidad de comida sana energética que está asimilando tu cuerpo. No obstante, 2 semanas de dieta es poco, necesitarás prolongarla unas cuantas semanas más para conseguir los resultados que esperas.